SOLO SOY LA VOZ DE MI PUEBLO. UN OBISPO EN CENTROAFRICA