IGNACIO DE LOYOLA, UN LIDER PARA HOY