TRANSFORMANDONOS EN CRISTO. POR LA ESCONDIDA SENDA