DEL DUELO A LA CONSOLACION DE DIOS