JESUCRISTO, VIDA PLENA PARA NUESTROS PUEBLOS