LA FE, UN TESORO EN VASIJAS DE BARRO