EDUCAR SIN GRITAR. PADRES E HIJOS: CONVIVENCIA O SUPERVIVENCIA?