TU, EL ESPERADO DE ISRAEL